Análisis Fitbit Charge HR

Empiezo mi sección tecnológica realizando el análisis de la Fitbit Charge HR, una de las smartbands más buscadas últimamente. Pero antes de meternos de lleno en el análisis, explicaré brevemente que son estos nuevos dispositivos que se están poniendo tan de moda.


Fitbit Charge HR hebilla

Fitbit Charge HR
Los colores disponibles de la Fitbit Charge HR
No sé si existe una definición concreta de smartband o pulsera cuantificadora, pero se podría decir que es un dispositivo wareable o en castellano, vestible, que recopila y registra nuestra actividad física para mostrarnos estos datos a través de una aplicación móvil o web.

Por tanto me atrevo a decir que es casi tan importante la propia potencia 'bruta' del dispositivo como la potencia de la app que lo gestiona, ya que la inmensa mayoría de datos que podemos obtener de la smartband nos será mostrada a través de nuestra pequeña pantalla que llevamos todo el día en el bolsillo. Esto hace que con una buena app los datos sean más claros, fáciles de interpretar y lo que creo es más importante, MOTIVADORES.

Ahora sí...


Análisis de la Fitbit Charge HR

Diseño

Lo primero que vemos es una bonita caja bastante minimalista donde la smartband se muestra en todo su esplendor, en mi caso me hice con el modelo pequeño en color negro, que creo es el que pasa más desapercibido. También está disponible en color ¿ciruela?, mandarina y azul. Sobre el tamaño yo tengo la muñeca bastante pequeña y tengo que abrocharla casi en los últimos agujeros, así que este tamaño queda prácticamente destinado a mujeres y niños, o en casos como el mío pero teniendo en cuenta que por pequeña que tengas la muñeca aún así te quedará justa.


El contendido de la caja al igual que el diseño de la misma también es minimalista, solo incluye la Fitbit Charge HR claro está, el cable de carga y el USB para la sincronización inalámbrica. Con unas reducidas instrucciones que no sirven para mucho.

Fitbit Charge HR caja

Si nos centramos en la pulsera en si, está fabricada completamente en plástico, según Fitbit se trata de material 'elastómero y flexible', con una pequeña pantalla y una hebilla tipo reloj, lo que hace prácticamente imposible perderla. El plástico exterior es rugoso con un pequeño dibujo a cuadros sin embargo el interior es liso mucho más suave y agradable al tacto.

En el lateral izquierdo junto a la pantalla se encuentra el único botón físico que sirve para cambiar el dato mostrado. Por dentro, se pueden observar tanto la entrada del cable cargador como los leds del pulsómetro que nos monitorizará durante las 24 horas del día, lo que Fitbit denomina PurePulse.


Fitbit Charge HR PurePulse

En definitiva, diría que el diseño ha sido bien resuelto, es discreta y bastante cómoda, realmente te vas a olvidar que la llevas puesta. Pero ten en cuenta que la gente te va a preguntar '¿qué es eso?', por discreta que sea y más siendo el color negro, se nota que no es una simple pulsera y la gente lo va a notar.


Fitbit Charge HR frontal

Una cosa más y bastante polémica... la resistencia al agua, algo fundamental en un dispositivo de este tipo. Pues bien, según la web de Fitbit la Charge HR es resistente al agua hasta 1ATM y aunque en teoría sería sumergible a 10m, en mi opinión no es recomendable sumergirla en agua y tan solo podría resistir salpicaduras o como mucho, la ducha.

El precio, 149€ tanto en la web de Fitbit como en cualquier tienda física.

Configurando la Charge HR

La configuración de la pulsera es bien sencilla y no os llevará ni 5 minutos, en el momento que entres en tu panel de Fitbit te pedirá un pin para sincronizar la pulsera y a partir de ahí ya dispondrás de todos los datos en tu PC, iMac o móvil.

Una vez en el panel tienes muchas opciones de configuración, desde crear tu perfil en una especie de red social en la que no he encontrado mucha utilidad, gestionar las notificaciones, alarmas silenciosas, orden de los datos a mostrar en pantalla, fijar objetivos, etc.

Fitbit app opciones


Lo que me ha resultado más útil ha sido poder elegir qué datos se van a mostrar en la pequeña pantalla de la smartband y en que orden, así como configurar la alarma silenciosa.

Aclarar que todas las opciones se pueden configurar tanto desde la app móvil como desde el panel en la web de Fitbit.

En mi caso, y a la vista de la prácticamente nula utilidad de la cuantificación de mis plantas subidas, la he eliminado de la lista por lo que no me aparecen en la pulsera, pero de esto hablaré más adelante.

Cuantificando

Nos metemos de lleno en el quid de la cuestión, la cuantificación pura y dura. Lo cierto que es curioso llevar encima un aparato que te diga cuantos pasos das, cuando kilómetros has andando, las plantas subidas, etc. Pero fundamentalmente la medición del pulso me parece lo mejor.

Pero es la fiabilidad lo que menos me ha gustado de esta Charge HR sin duda, deja bastante que desear.

A la hora de configurarla te da la opción de elegir si la vas a llevar en el brazo dominante o no, para tener en cuenta ciertos movimientos que puedes hacer con tu brazo dominante y no con el no dominante. A la vista está que no sirve de mucho porque simplemente lavándote los dientes te va marcando pasos. Creo que es un fallo garrafal que un dispositivo que fundamentalmente es un podómetro tenga tan poca fiabilidad precisamente en su función fundamental.

Esto hace que la distancia recorrida también sea sensiblemente superior a la real, por tanto si quieres ponerte objetivos recomiendo que siempre incrementes en torno a un 20% para así no quedarte corto.


Fitbit app panel

Fitbit app detalle pasos

También flagrante es la mala gestión de las plantas subidas, todos los días me marca unas 20 plantas... vamos como si subiera un rascacielos a diario. Supongo que el problema viene porque el cálculo se realiza por cambios de presión y será tan sensible que ante cualquier variación considera que es una planta subida. Realmente diría que es el dato menos útil de todos los que nos puede dar la Charge HR.

Todo esto hace que dude mucho sobre la fiabilidad en las calorías quemadas, dado que si me cuenta más pasos, más distancia y más (muchas más) plantas subidas supongo que las calorías consumidas están infladas.

Por contra, la monitorización del pulso me parece muy precisa, dado que marca datos bastante coherentes y perfectamente reales, no he comparado con otros pulsómetros pero si tengo que fiarme de un dato es el del pulso.

En definitiva, la fiabilidad de esta Fitbit Charge HR deja bastante que desear, puede no ser importante si realmente no tienes ningún objetivo diario o semanal, pero si quieres ponerte tus propias metas, recomiendo que aumentes tus objetivos en torno a un 20% para asegurarte que los has cumplido.

Para terminar, hablemos de dormir, y es que la Charge HR dispone de modo sueño automático, o dicho de otro modo, ella sola sabrá cuando te quedas dormido y cuando te despiertas y lo hace realmente bien, muy preciso. Del mismo modo cuenta con una alarma silenciosa con la que podrás despertarte mediante una vibración en la muñeca, sin necesidad de pegarte un susto todos los días por el dichoso despertador, la verdad que es una de las opciones que más me han gustado.

Fitbit app detalle sueño

App móvil y panel Fitbit

Como dije al principio, tan importante es la potencia bruta de la pulsera cuantificadora como la potencia de la app que lo gestiona. En el caso de la Fitbit Charge HR tengo el mismo sabor agridulce tanto por el hardware como por el software y es que la app móvil no deja de ser una recopilación de datos agregados, es decir, nos muestra un buen puñado de datos pero a partir de ahí... ¿qué?

Me dice cuantos pasos he dado, cuanta distancia he recorrido, cuantas plantas he subido, el tiempo que he dormido, las calorías consumidas... con los fallos de fiabilidad ya comentados, pero aún obviando los mismos no me termina de ser útil.

Necesito que con esos datos Fitbit me diga en que fallo, que tengo que hacer para mejorar, para estar más en forma o para dormir mejor.

Por ejemplo, todos los días veo en mi app cuanto tiempo real he dormido, las veces que me he despertado y las veces que he estado inquieto; pero como no me indican formas de mejorar mi descanso no pasa de ser una simple curiosidad. Lo mismo ocurre con el resto de datos como la distancia recorrida, puedo ver si hoy he andado 500m más que ayer pero ¿de qué me sirve? quiero que Fitbit me diga consejos para ser más activo y no simplemente que me diga lo que ando. Dicho de otro modo, quiero que me sirva de motivación.

También se puede registrar ejercicios donde encontraras una amplia base de datos, registrar el agua que bebes cada día, marcarte un plan de adelgazamiento y por supuesto, registrar tu peso y la comida ingerida para poder comprobar si te estás pasando con las calorías ingeridas.

Aquí vuelvo a sentir la misma impresión que falta ese 'algo más', ¿de que me sirve registrar todos los días el agua que bebo? sinceramente creo que de nada.

Otra cosa sería registrar la comida, el problema es que la base de datos es demasiado americana y hay muchos platos que ni los había oído en la vida, sin embargo no he sido capaz de encontrar un simple bocadillo de jamón, teniendo que 'construirlo' yo mismo añadiendo pan y jamón por separado.

Por suerte tiene la opción de personalizar alimentos, incluyendo nombre y toda la información nutricional, muy útil para aquellas cosas que como habitualmente. Y con la última actualización de la app hay lector de código de barras que por ejemplo, no me ha funcionado con una botella de Pepsi Light...

Conclusiones

La Fitbit Charge HR me ha dejado un sabor agridulce, por un lado el diseño me parece acertado, cómodo y relativamente discreto.

La batería dura sin problemas 5 días sin tener la notificación de llamadas entrante activadas.

La lectura de pulso me parece lo mejor y muy fiable.

Fitbit Charge HR reloj

Pero a partir de aquí llegan las sombras, la fiabilidad como podómetro deja bastante que desear, marcando claramente más pasos de los debidos, lo que genera una cascada de errores, en la distancia recorrida, en las plantas subidas y en las calorías consumidas.
Estos fallos podía pasarlos por alto teniéndolos en cuenta y sabiendo que si quiero andar 10Km al día, mi Charge HR debe marcarme 12Km.

El mayor problema es la app entendida tanto el panel web como la móvil que nos dan los mismos datos. Y es bien simple, no me resulta útil porque no es capaz de motivarme, algo que realmente es lo que la gente busca al comprar un dispositivo de este tipo.

Esperemos que en próximas actualizaciones Fitbit arregle la cuestión de la fiabilidad y que de una vuelta de tuerca a su app para que resulte más útil. Ahora toca esperar a la otra gran smartband que esperemos aparezca este 2015, la Jawbone Up3.

Si tenéis alguna pregunta, comentario o queréis más detalles de algún apartado en particular no dudéis en participar. 

Sobre DeoBrontë

Treintañero amante de temas tan dispares como la tecnología, la economía y la historia; y por supuesto siempre intentando estar al tanto de la actualidad. Aspirante a aprendiz de blogger, así que si te ha gustado lo que has leído ¡comparte! es de gran ayuda. Me puedes encontrar en las redes sociales o en cualquier rincón de Internet.
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario