3 consejos para perder peso y mejorar tu salud

Se acerca el verano, el buen tiempo, la playa y la piscina... y como todos los años, la gente se pone nerviosa e intenta mejorar su cuerpo en tres meses, algo bastante complicado.

Normalmente a estas alturas los llamados preplayas se apuntan a los gimnasios en masa, esperando que un trimestre de relativo esfuerzo sea suficiente para revertir los estragos del resto del año; y no solo durante estos días, tradicionalmente en enero y septiembre también ocurre.

No soy nutricionista, ni médico, ni sé especialmente sobre ejercicio físico pero sí que tengo sentido común, y el sentido común me dice que si quieres tener un cuerpo decente es un trabajo a medio/largo plazo y sobre todo constante.

Creo que hay dos opciones, la buena y la mala.

La mala es comenzar un régimen y apuntarte al gimnasio a últimos de marzo, con la esperanza de llegar para el verano con unos kilos menos, esos kilos que tan mal quedan sin camiseta.

La buena es cambiar tu estilo de vida, no hoy para este verano, sino para el resto de tu vida, lo que hará que ganes en salud y tendrás siempre un cuerpo atractivo.

El régimen hay que tomarlo como lo que es, un plan de choque temporal, no como un plan de vida, nadie en su sano juicio podría estar comiendo puré de verduras hasta el fin de sus días. Por lo que hay que cogerlo con pinzas y hacerlo únicamente cuando sea realmente necesario, como por prescripción médica.

El estilo de vida es otra cosa, es mejorar tu salud, tu vitalidad, tu cuerpo... siempre, en verano y en invierno, sin ser esclavo de una balanza de medición de alimentos ni contar cuantas calorías estás consumiendo, simplemente con sentido común y con unos sencillos hábitos.

¿Y esto como se hace? cambiando el chip.

Parece mentira, pero unos pequeños cambios a lo largo del día puede hacer que mejores de manera muy significativa, sé que es difícil, pero en poco tiempo los hábitos saludables los tendrás tan arraigados que parecerá que lo llevas haciendo desde siempre.

Lo primero, hay que comer más

O mejor dicho, en más veces.

Está demostrado que la ingesta de alimentos en 5 o 6 veces al día ayuda a adelgazar, primero porque durante el proceso de digestión se consumen un gran número de calorías, por tanto cuantas más digestiones realicemos mayor será nuestro gasto calórico.

Otro motivo es más evidente, si únicamente haces las tres comidas tradicionales -desayuno, comida y cena-, llegas a la siguiente comida con un hambre tremenda, por lo que al final comerás más de la cuenta.

Haciendo un desayuno, un almuerzo, una comida, una merienda y una cena; llegarás menos hambriento a la siguiente ingesta, por lo que comerás menos. Además como decía antes, el hecho de hacer más digestiones al día incrementará tu gasto calórico.

Lo segundo, hay que comer mejor

A todos nos gusta el chocolate, las patatas fritas, las chucherías, los refrescos, el alcohol, la bollería y en general multitud de la denominada comida chatarra, esta comida es aquella que no aporta nada a nuestra alimentación, únicamente elementos perjudiciales para nuestra salud en el peor de los casos y en el mejor, grasas que irán directamente a los michelines. 

Hay que cambiar esto, y es más fácil de lo que parece.

Pongamos un ejemplo, sales del trabajo y llegas a tu casa a las 18:00 de la tarde, es muy pronto par cenar pero tienes hambre... cuando te quieres dar cuenta te ves sentado en el sofá viendo la televisión con una bolsa de patatas en una mano y un bote de coca cola en la otra.

El truco es sustituir la comida chatarra por otro tipo de comida, que como mínimo sea menos perjudicial.

La comida chatarra son fundamentalmente los refrescos, los fritos y los dulces industriales; así que vamos a enumerar algunos sustitutos de éstos.

En lugar de una coca cola, la mejor opción podría ser un vaso de leche desnatada o un zumo de naranja natural o una infusión; pero no vamos a ser tan radicales, podemos cambiar el refresco por un cola cao light fresquito, un nestea (sin gas) o al menos por una coca cola zero.

Si hablamos de las patatas fritas, podemos sustituirlas por cacahuetes, nueces o pasas si nos gustan los frutos secos; o por encurtidos como pepinillos y cebolletas; la mejor opción sería una fruta.

Y los dulces, me parece que son los más difíciles de sustituir, una de las mejores opciones es la gelatina, realmente sabrosa y prácticamente sin calorías. Al menos hay que evitar la bollería industrial y sustituirla por bollos o dulces caseros.

En definitiva, si cambiamos esa bolsa de patatas fritas con coca cola por un buen puñado de frutos secos y un zumo de naranja, no solamente habremos dejado de ingerir un número importante de calorías; sino que además habremos comido alimentos DE VERDAD, de los que alimentan y no solamente engordan.

Lo mejor que podemos tomar son zumos naturales, leche o cualquier lácteo desnatado, infusiones (algunos tipos de té ayudan a adelgazar), frutos secos, frutas, encurtidos, etc. Cualquiera de ellos nos alimentará más y nos engordará menos.

Y por ultimo, hay que moverse mejor

Cuando se quiere perder peso uno de las ejercicios más habituales es cualquiera de los que se denominan cardiovasculares, fundamentalmente correr o bicicleta.

Pero para muchos es muy complicado cualquiera de los dos, bien por pereza de salir a correr a la calle, falta de forma, por el tiempo que requieren o por no disponer de los medios necesarios. Lo que mucha gente no sabe es que una forma estupenda de perder grasas es estar más musculado, sí, tus músculos son una fábrica de quemar grasas.

A mayor musculatura, mayor necesidad calórica, por lo que ingiriendo las mismas calorías gastarás más ¿fácil verdad? Y eso sin contar la mejora en el atractivo corporal que implica una mayor musculatura acompañada de un menor porcentaje de grasa corporal.

Lo mejor de todo es que para empezar desde 0 no hace falta ni apuntarse al gimnasio, con 15 minutos tres o cuatro veces por semana es suficiente al principio, después depende de hasta donde quiera llegar cada uno.

Y es más, no hace falta tener absolutamente ningún cacharro en casa, ni pesas, ni banco ni nada.

Para comenzar, es suficiente con hacer bíceps con algún peso que tengas por casa (desde un brick de leche hasta un cubo con agua), flexiones directamente en el suelo y abdominales tumbado en la cama si no tienes esterilla.

Estos ejercicios tienes múltiples variantes, con un brick de leche en cada mano, ademas de bíceps se puede hacer ejercicios de tríceps, hombro y pecho.
Las flexiones hay de varios tipos, las más suaves son apoyando las rodillas en lugar de los pies.
Y las abdominales igual, múltiples posiciones diferentes.

15 minutos, ni uno más, tres o cuatro veces por semana, es un gran paso teniendo en cuenta que se parte de 0.

Si quieres dar una vuelta de tuerca más, compra un par de mancuernas de 5Kg, una esterilla, una cuerda para saltar y una barra para hacer dominadas (previamente habiendo asegurado que tus paredes son de ladrillo de verdad) y listo, con estos simples y baratos elementos puedes hacer multitud de ejercicios. Ya depende de ti si quieres seguir más en serio o con estos ejercicios básicos son suficientes.

En resumen...

Hacer un régimen es algo odiado por todos, estrictos, insípidos, aburridos... y en muchos casos te quedas con hambre. Pero su mayor pega es que es algo temporal, dejas de hacerlo, vuelven tus hábitos y en tres semanas has recuperado más de lo que perdiste.

Sin embargo, un estilo de vida saludable es mucho más que eso, y mucho mejor. Combinando ejercicios simples con hábitos de alimentación más saludables es suficiente como para arrancar, a partir de ahí depende de cada uno.

Con unos simples ejercicios de 15 minutos tres o cuatro veces por semana es suficiente para empezar a desoxidar tus músculos, mejorando tu aspecto e incrementando tu consumo de calorías ¿realmente no tienes 45 minutos a la semana? ¡ja!

Cambiando los refrescos azucarados por zumos, lácteos, infusiones... o a unas malas por refrescos sin calorías!!! es suficiente para empezar a adelgazar.

Los fritos igual, cambia esas Ruffles por unos cacahuetes y unas pasas, mucho más nutritivas y saludables, engordan sí, pero alimentan Y MUCHO.

Con los dulces quizá hay menos opciones, la gelatina y los yogures desnatados son buenos sustitutos, pero sobro todo, intenta primar bollería artesanal frente a la industrial, cómete antes una napolitana de la pastelería de tu barrio antes que una pantera rosa...

Esto da para mucho, son solo unas trazas, unas primeras ideas, pero que en esencia es todo lo que se necesita para mejorar tu aspecto físico y tu salud, puedo poner más ejemplos pero en resumen es esto. Aún así iré realizando nuevas entradas con más detalle, incluso no descarto hacer un reto a corto plazo ¿te animas?


vida saludable


Sobre DeoBrontë

Treintañero amante de temas tan dispares como la tecnología, la economía y la historia; y por supuesto siempre intentando estar al tanto de la actualidad. Aspirante a aprendiz de blogger, así que si te ha gustado lo que has leído ¡comparte! es de gran ayuda. Me puedes encontrar en las redes sociales o en cualquier rincón de Internet.
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario